Un hogar con una buena barrera contra el calor, el frío y los ruidos, será siempre más confortable y consumirá menos energía.

Por ello es importante mantener su fachada con un aislamiento convenientemente y libre de fisuras, ya que esto supondrá un menor coste y esfuerzo para mantener la temperatura idónea de su hogar.

Pero no sólo reducirá sus gastos, sino que además estará contribuyendo a disminuir la emisión de contaminantes en la atmósfera y a utilizar mejor los recursos energéticos del planeta